3 ago.

Una Rara Emoción

Una Rara Emoción

La última vez que tuve un sueño así me encontré con esa persona, ahora vuelvo a tener un sueño en donde se encuentra ella, pero en este sueño es diferente ya que todo lo que me pasa es ara encontrarnos nuevamente (teniendo en cuenta que tengo mucho tiempo sin verla sigue viva en mi mete).
Estaba mi hermano, un par de amigos y yo, en un centro comercial de la ciudad donde vivo, eh íbamos a ver una película como cosa normal, de repente mi hermano me pregunta por ella como si aun siguiera esa convivencia entre nosotros, yo extrañado le respondí que no sabía de su vida ya hace mucho tiempo, le respondí que de seguro estaría en su casa a como la recuerdo, de repente mi amigo comienza a decir : mira mira es ella Holaa!! Yo con un poco de sorpresa volteo, pero al voltear me doy cuenta que era una broma. Ya preparados para entrar a ver la película ya habíamos comprado todo lo esencial, de proto aparece su hermana diciéndome con todo muy feliz que valla a verla que tiene algo que decirme, muy importante, al escuchar su nombre solo con el escuchar su nombre sentía “mariposas en mi estomago” y sin dudarlo todo sonrojado me negué. Ella insistía que fuera a verla y mis amigos contentos me aconsejaban que fuera a verla, con una sonrisa en sus cara me empujaban por toda la sala de cine y por el centro comercial, de un momento a otro llegue a donde vive, tan nervioso me sentirá el solo pensar que la volvería a ver y nunca pensar que sería de esta manera hacía que mi corazón latiera muy rápido, cruzamos un pasillo angosto y puf caí en su cama, nervioso tan nervioso que sudaba, miraba la puerta tan atento y esperando el momento que entrara, para mi mala suerte entra su madre (el susto que me di fue igual a morir en vida), hecho una mirada, me saludo, pregunto algunas cosa y salió, ya me sentía el ambiente muy familiar, el segundo por entra fue su padre, no me asusto del todo, me saludo y al cerrar la puerta grito “Vez, sabía que iba a regresar” extrañado me relajo en la cama viendo hacia el techo y riendo. Cuando inclino mi cabeza hacia la izquierda me doy cuenta que esta ella acostada en cama de su hermana apreciándome y con esa sonrisa que derrite mi corazón, me quede sin palabras, completamente congelado, cuando me dijo: te extraño demasiado, lo lamento. Todos salió dentro de mí, lagrimas, risas, llanto, con tantas ganas de darle un fuerte abrazo y un gran beso, inimaginable expresar lo que sentí en aquel momento, no me contuve al decirle que la amaba y que también la extrañaba.


 

Comentarios