8 oct.

La aparición

La aparición

Para ir a juntar un par de litros de agua bajo la cubierta llana de un techo en el recorrido con niños desde los confines de un oscuro y temible complejo viejo de un edificio de tres pisos, emprendíamos la salida bajando las escaleras hasta la planta baja en grupo. Esas rusticas escaleras subordinadas a nuestro paso eran de madera, por lo que tenía las luces en los pasillos que se sentían perderse en cada vuelta de la trayectoria y estas estaban colocadas en la pared de cada pasillo que alumbraban pobremente y nos conducía hacia abajo para poder llegar al exterior de aquel silencioso lugar. Cada vez bajando más las escaleras, los niños me pasaban por delante. Encontramos una manera de casi alcanzar la salida en esa tarde, para emprender el viaje y éramos como ocho niños y tres adultos. Sucedió en aquel lugar, casi al final del camino y doblando esa escalera con barandal derecho que llevaba a la salida noté que la puerta, del precinto, tenía una abertura simétrica que permitia dejar observancia de la oscuridad del exterior y su calma desde ese el último pasillo que se distinguía por ser de color blanco, se sentía solo el silencio y yo todavía no bajaba del noveno escalón, fue entonces cuando mi perspectiva visual se interrumpió... En el espacio percatándome; en asombro, estaba de cercas la lejana puerta de salida que conducía del lugar que doblaba después del pasillo y al que al exterior tenía su ventana forma rectangular; abertura la cual intermediaba lo que en aquel lugar conducía a la oscuridad creciente, pero silenciosa, y no permitiría dar a saber más sobre el momento a como era entonces de aquel difuso lugar en el que nos encontrábamos en conjunto en la oscuridad dibujada por la simultánea luz perteneciente de dentro y el conducto eléctrico tenía adorno en forma de lirio de vidrio que poco dejaba traslucir la luz a diferencia del ultimo pasillo que su pared era blanca, al menos en los pisos superiores que estos eran marrones... Se asomaba, también se asomaba desde el exterior una cara morena de un hombre joven que mostraría haciéndose saber que traía consigo una tabla ouija; levantada por aquel hombre que estaba en el exterior hacia la abertura de la puerta que yo increiblemente veía en mi sitio, entonces yo volví a objetar la escalera y me vi a mi mismo que me encontraba, en el lugar, a punto de donde bajar estas, y me agaché para agarrar algo semejante a una caja de cartas en su forma y dimensión que no recogí, por cierto; era también de madera y tenía de trasfondo de lo que había yo descrito desde mi enfoque cuando caminaba al seguir bajando hasta el noveno escalón; a más no saber, aquel hombre con su tabla mostrada a los que estaban frente, adelante del grupo de individuos que venían con migo, no llegaban con intención a la puerta en su totalidad, estos.
Escuché ''ouija'' en Inglés, y sentí un estremecimiento de las personas que iban conmigo hacia la salida cuando se hacían a un lado con extremo terror percibido... Que concuerdo... Luego al dejarle paso a un hombre que emprendería su recorrido hacia arriba donde me encontraba yo, sin más preambulo misteriosamente salía ese, yo me encontraba en el noveno escalón, y entonces miraba como el hombre con vestimenta negra subía la escalera, desde donde estaban los niños hacia mi y en dirección continua hacia arriba, y yo creí pensar que no había nadie más que nosotros hasta entonces, luego logró pasarme y dar vuelta en el pasillo del primer piso para mirarme al instante que lo volví a mirar, pues yo reflexionaba, ¿cómo era posible que en tan allegado instante mi atención se enfocara en la salida del lugar?, fue entonces que el hombre misterioso de negro siguió subiendo al mismo tiempo yo le que le redirigía la mirada una vez interrumpida, para ver si no era alguno de los adultos que venía en nuestro grupo, pero el hombre era silencioso... El hombre no estaba con nosotros, el hombre apareció de entre los niños que estaban adelante deduje yo, y ahora nos quedaba la incertidumbre después del mencionado grito colectivo al frente ¿Qué seguiría después?


 

Comentarios

  • Laia Molina
    DreamsCloud
    Reflector Profesional

    Laia Molina

    Escrito en 9 oct., 2017

    Hola Lewis! Me ha parecido un sueño muy intrigante. Me pregunto por tus emociones en relación co niños, el camino hacia la oscuridad y la presencia de ese hombre misterioso. ¿ Nos las compartes? Muchas veces las emociones abren las puertas a la comprensión del sueño. Pero, si este fuera mi sueño, me llamaría mucho la atención el dibujo de direcciones que parece apuntar el sueño. Por un lado, un grupo de personas y niños están bajando hacia un lugar oscuro y un ser oscuro toma el viaje a la inversa, de abajo hacia arriba. Esta escena, me ha hecho pensar en el concepto del yin yang. A medida que te leía me daba la sensación que la luz y la alegría de los niños estaba bajando hacia lo oscuro, mientras que el misterio del hombre oscuro pretendía ocupar un lugar más elevado. Me pregunto, entonces y sin conocer las emociones vividas, si este sueño puede estar hablando de un balance o equilibrio de energías. Retomando la figura del yin yang, en ella podemos ver que en toda luz hay un poco de oscuridad y en toda oscuridad hay un poco de luz. ¿ Tiene sentido para ti esta analogía? Me encantará leer tus reflexiones. Un abrazo.


    Guardar
    • lewis 247

      lewis 247

      Escrito en 9 oct., 2017

      En cuanto a la emoción inicial fue como la que puede tener un maestro con un grupo de niños que van a ir a una excursión, siendo que yo no estaba solo porque había otros dos adultos en la excursión no estaba nervioso y el sueño en sí no era de miedo era de responsabilidad... Pero todo cambiaría al bajar y aún antes del noveno escalón donde al final estaba el pasillo; que no se veía a simple vista por que lo tapaba la arquitectura del edificio; se pondría más como una película de terror porque aparecería ese imprevisto contemplado que me dejaba perplejo en la escalera, eso que les cuento que soñé y entonces no tenía sentido desde ese momento el curso y el sueño. Lo raro, peculiar y diferente después no era que por fuera notásemos a alguien asomando aquel objeto por la abertura sino, el susto de los niños y los adultos sorprendidos por el saliente hombre que hacía acto de presencia al subir las escaleras y dejarnos un total misterio por ser un extraño presente que ponderante a actuar como lo hizo cuando subía las escaleras, fue entonces cuando yo sentí más incertidumbre, misterio, miedo, sentí que no cabía en el escalón al acercarse él a mi y pues abajo ya estaba todo mi grupo. Lo que sentí después, me sentí inseguro pero ya era tarde, a su paso, porque se estaba alejando cuando continuaba él solo en el primer piso hacia el segundo en donde ya no tendría yo manera de verlo desde mi perspectiva habitual.


      Guardar
      • Laia Molina
        DreamsCloud
        Reflector Profesional

        Laia Molina

        Escrito en 10 oct., 2017

        ¿ Puedes reconocer estas emociones y/o pensamientos en alguna area de tu vida? ¿ Puede el sueño estar intentando resolver o dar forma y salida a esas emociones?


        Guardar