9 jun.

El perro y las monedas de oro

El perro y las monedas de oro

Cabalgaba un perro negro, uno muy grande, era un rottweiler, el doble que mi tamaño, suficientemente grande para soportarme. Llegamos a una casa grande y vieja de dos pisos, un hombre viejo vivía ahí, el había tomado una bolsa llena de monedas de oro que me pertenecían, monedas de oro que eran para mi pueblo, el pueblo que yo gobernaba y lo sabia por que portaba una corona un tanto pesada. Entre por la puerta, en la habitacion de la izquiera estaba la sala, donde una mujer robusta miraba la television perezosa y desinteresadamente, por otro lado el hombre viejo se sentia por todas partes, podria verlo en mi mente, pero no fisicamente, subi con mucho cuidado y sin hacer ruido hasta la parte de arriba, entrando en una habitacion y comence a hacer un desastre buscando la bolsa, hasta que la encontre, al darme la vuelta, aquel hombre estaba en la puerta, lleno de rabia, no me permitia salir, sentia miedo y adrenalina, cuando por fin logre salir, el perro no estaba, camine gritando su nombre y no aparecía por nigun lado, era importante para mi encontrarlo, un amigo llego en su auto y juntos fuimos a buscarlo.


 

Comentarios

  • Laia Molina
    DreamsCloud
    Reflector Profesional

    Laia Molina

    Escrito en 12 jun., 2018

    Hola Centauri! Ayer me leí tu sueño pero tuve ganas de dejarlo reposar por qué me pareció muy poderoso e interesante. Gracias por compartir. Me pregunto con qué te conectan este tipo de perros. Personalmente con la agresividad y el respeto. Así pues, si este fuera mi sueño, me preguntaría si pretende señalar que me acompaña o puedo montar ( tomar las riendas/dominar) mi propia agresividad o fiereza a la hora de ir en busca de lo que creo que me pertenece y que "otros" me han quitado. ¿ A caso el sueño pretende señalar como me estoy comportando ante cierta situación de mi día a día o pretende ofrecerme una alternativa o recordarme un recurso interno del que dispongo y que no suelo encarnar? Parece que es gracias a ese perro que entro en esa casa y hago frente a la situación. En todo el sueño estoy haciendo frente y no huyendo y esto me parece un detalle muy interesante a rescatar. Por último, me ha llamado mucho la atención la salida de la casa. Ya no está el perro y me pregunto si su presencia sigue siendo necesaria en mi vida o si la presencia de mi amigo puede ser una evolución de la energía del perro. ¿ Cómo es él? ¿ Como enfrenta él las situaciones? ¿ Qué aspectos admiras de él? Me encantará leer tus reflexiones. Un abrazo.


    Guardar