4 jul.

EL CUMPLEAÑOS DE MI NOVIA ME TRAE DE CABEZA…

EL CUMPLEAÑOS DE MI NOVIA ME TRAE DE CABEZA…

(Sueño antiguo de enero de 2018, pero me ha apetecido publicarlo ahora).

Estoy con una mujer que es más joven que yo. En pocos días (o al día siguiente) es su cumpleaños y lo quiere celebrar un montón de veces, haciendo varias cosas como si fuera un programa de actividades.
Me dice que tengo que estar a las tres en algún lugar, que va a dar una fiesta (o un encuentro), y también quiere que comamos o cenemos juntas.
Todo esto me trae de cabeza porque me doy cuenta de que no tengo ningún regalo, ni sé dónde llevarla. Recuerdo que por suerte tengo guardada en su caja, una pequeña y linda hada que le compré pensando en su próximo cumpleaños, y aunque es poco, me servirá de momento para salir del paso. No sé cuándo voy a tener tiempo de ir a buscar algo más espectacular, que realmente le entusiasme.
Estamos en su casa, una mansión enorme, casi un palacete, y le doy un beso en los labios porque es mi pareja. A pesar de que su padre está delante, no parece inmutarse por eso, como si fuera lo más natural.
A él le acabo pidiendo consejo acerca de algún restaurante bueno, y me da tres nombres, uno es el “El Bohío”, aunque en el sueño pertenece a Jordi Cruz y está en Barcelona. Comento con su padre que valen una pasta, y pienso en si seré capaz de localizar un original chiringuito que está en algún parque de Barcelona, en el que se come sencillo pero que tiene fama de ser de lo mejor. A pesar de que estuve (en el sueño, no en la vigilia), no recuerdo exactamente dónde se ubica y dudo de que pueda encontrarlo con tan poco tiempo. Por si acaso tengo que recurrir a uno de estos lugares de lujo gastronómico, le vuelvo a preguntar a su padre por los nombres, que ya había olvidado, y tomo nota de ellos.
A todas estas, la madre de mi novia, que también es mi cliente, se me acerca mientras estoy delante de una escalinata que lleva a la planta baja, en su enorme mansión. Recuerda mucho a una antigua cliente a la que hace años que no veo, y se la ve algo desencajada. No sé si quiere una sesión, pero por suerte no es así, ya que no sé cómo me las hubiera arreglado para atenderla en medio de todo el lío.
En algún momento estoy hablando con mi novia semi tumbadas en un sillón, y al hacerle una caricia en el brazo es como si de repente me diera cuenta de que somos pareja y que ella es una mujer. Le pregunto “si tú eres mujer y estamos juntas, ¿se supone que soy * lesbiana?” Aunque parezca muy obvio, en el sueño dudo de que sea así, y la palabra “lesbiana” tampoco tiene toda la carga de la que se la dota en vigilia. Es más como un mero adjetivo complementario, una característica sin importancia con la que no me siento identificada.
Es un rol que no me resulta conocido, ya que no tengo muy claro si me toca a mí invitarla, como haría un novio. Es como si tuviera el papel masculino dentro de esta relación, y no supiera muy bien lo que eso conlleva. (Me voy dando cuenta por etapas de todo esto, no es algo que haya tenido presente todo el tiempo desde el inicio).
Mi novia es joven, guapa y muy abierta, tiene dinero (o sus padres, aunque parece que está acostumbrada a un alto nivel de vida), y va vestida con ropa cara aunque es muy sencilla. Está habituada a que se haga lo que ella dice, no porque lo imponga, sino porque sabe conseguirlo con su simpatía y su seguridad despampanante.
Y yo, me las veo para cumplir sus deseos y poder llegar a todo, a pesar de que lo hago con sumo placer, y no lo siento como una obligación. Eso sí, está implícito en el sueño que no quiero decepcionarla o que me vea como alguien que no sabe estar a la altura, ya que me preocupo de antemano por lograrlo…
A pesar de esta situación que puede parecer estresante, me lo paso bien y no estoy agobiada, simplemente voy evaluando las eventuales complicaciones sobre la marcha, para solventar lo que va surgiendo.

* Sólo yo sería “lesbiana” en nuestra relación y en cambio ella no… curiosidades que aparecen en los sueños...

Me despierto y luego tengo otro sueño muy distinto, que titulo "DESAPARECEN MIS PANTALONES". Como mínimo me parece gracioso el contraste entre este título (y tema) del segundo sueño y la temática del primero, cosa de la que no me había dado cuenta.


 

Comentarios

  • Alejandro

    Alejandro

    Escrito en 6 jul., 2018

    ¡Hola Valui! Lo que me llamado la atención es que con su padre existe normalidad en la situación, pero dentro de su relación la poca claridad sobre los roles que está envuelta de ese juego dinámico masculino/femenino. Es como si la imagen exterior estuviera clara, pero no así el mecanismo interno. Y que lo tomes todo tan tranquilamente. ¿Qué tanto te relaciones con esa chica joven de buen nivel de vida simpática, receptiva? ¿Qué tanto cumples tus objetivos y qué tanto permites qué ellos vengan hacia ti encantadoramente? ¿Qué tanto esto es más que una situación estresante un mera observación ecuánime? No sé, está algo complejo todo, espero te sirva. Saludos.


    Guardar
    • Valui

      Valui

      Escrito en 11 jul., 2018

      Hola Alejandro, te diré que me concuerda mucho esa pregunta sobre cumplir objetivos y permitir que vengan a mí "encantadoramente"... Pensaba al releer el sueño, que mi novia del mismo era lo que considero opuesto a mí, así que quizás será que me esfuerzo demasiado sin permitir que la vida me traiga algunas cosas. Y el sueño también me lleva a plantearme el tema de lo femenino interior/exterior, que creo que me falta aún incorporar bien. Para mí también es complejo... Gracias por tus comentarios, me abren puertas o me indican que lo que sentía está bastante encaminado.


      Guardar