28 sep.

Distintas etapas

Distintas etapas

Suelo tener recurrentes sueños lúcidos, en los que como tal, soy consciente de que lo son, pero rara vez puedo controlarlos de la manera que quiero.

No recuerdo cómo es que comienza mi sueño, debido a que fueron varios en una sola noche [y todos se encuentran en desorden]. Pero de lo primero que puedo destacar: es el estar en Mazatlán.

1.1 He soñado antes esa misma perspectiva, el estar parada frente a la ventana y viendo hacia la playa del hotel. Una zona delimitada por una red gigante, neblina y con aguas turbulentas; pero de igual manera, la gente se sigue introduciendo al mar.

Sé que he nadado por ahí, en sueños anteriores. Porque lo recuerdo.

De ahí en adelante, es difuso.

1.2 Sueño con una pequeña sala oscura en forma de capsula, con distintas carteleras de cine brillantes de las cuales salen los personajes de las portadas de las mismas, discutiendo entre sí y destacando sobretodo a Chucky, del cual aparecen portadas de todas sus películas [es algo que puede sonar tonto, pero así es]. Pero entonces de la primera salta, molesto; mi atención se centra entonces en una cartelera frente a mí, donde aparece un grande y extraño tiburón rosado.

1.3 No recuerdo de qué manera, ese tiburón rosado junto a otros dos, también de colores, llegan hacia donde estaba yo con otras personas.

Y algo que lo hacía incluso más extraño, era que hablaban y eran amigables. Inclusive, mostraban sus dos caras. ¿Cómo? La parte superior de sí mismos mostraba una expresión, y debajo del agua, por debajo del mismo cuerpo, había otra. Eran dos caras en un mismo cuerpo.

No supe si se habían puesto agresivos, o qué había ocurrido exactamente con ellos, pero luego intenté entrar a la casa a mis espaldas [la casa estaba fusionada con el ambiente donde se encontraban los tiburones]. Veía a mi perra ladrar y mostrarse alterada.

Me di la media vuelta nuevamente y regresé al agua, nadando hacia las profundidades. En algún momento, llegando a encontrarme con un gran "enjambre" de tiburones color negro, de los cuales maté a unos tres a pesar de que se mostrasen pasivos.

He de recalcar, en el agua [mar] se encontraban muros de cristal que delimitaban áreas.

Saliendo hacia la superficie por única vez, fui atacada o golpeada por un tiburón martillo. Pero entonces seguí nadando sin tomarle importancia, sin la necesidad de volver a tomar aire hasta haber llegado a una extraña habitación.

1.4 Esta vez me encontraba con mi abuela y mis padres. Mi abuela acomodaba una cosa de su equipaje mientras yo le mostraba un compartimiento de una de sus maletas por el cual podía meter cosas. No obstante, aquel compartimiento era lo que parecía ser la habitación en la cual había estado con anterioridad.

Comenzamos entonces a avanzar, y mi abuela me muestra un calcetín navideño el cual le regalaron. Me lo presta y comienzo a verlo, prestando atención a las figurillas circulares de cartón en el calcetín, en los cuales hay caras de mis personajes favoritos. Le muestro a mi mamá las figuras aquellas y ella sólo sonríe; le pregunto a mi abuela que quién lo hizo, y empieza a decirme algunas cosas que no puedo recordar, poniéndose el calcetín por encima del pecho derecho como un adorno y entonces dándomelo de regalo.

1.5 Esto más bien, creo que es a principios de mis sueños.

Voy por algunas calles, hasta haber llegado a una tienda de lo que parecen ser cosméticos. Todo está en precio de dólar.

Un gel que había comprado yo con anterioridad, se encontraba al doble de lo que yo lo había conseguido, y aquella crema cara que quería conseguir estaba incluso más barata, así que quise preguntar sobre ésta última. Aunque antes, le había comentado a mi mamá sobre la diferencia de precios.

Comencé a hablar inglés, algo trabada con las encargadas de ahí. La cual me atendía, teniendo cierto aspecto asiático.

Hasta que después de atenderme, entre ellas estaban hablando sobre algo o criticando algo [no relacionado conmigo] en español [al parecer, hablaban varios idiomas. No sólo dos].

Le miré y sonreí. De primera fue como: oh... hablas español. Para luego comenzar a comunicarme con ella de esa manera.

Salimos de comprar y volvimos a cruzar por donde mismo.

1.6 Me parece, esto también fue de lo primero que soñé. Y podría decirse, "más normal".

Resulta que habíamos vuelto a casa, después de Mazatlán.

Mi mamá y yo comenzamos a discutir sobre el cómo le haríamos ahora que habíamos vuelto, pues la preparatoria la estaba haciendo allá y todavía no acababa el año o semestre. Además de que personas importantes para mí se habían quedado allá [a pesar de que, fuera de mis sueños, eso es donde ahora mismo vivo].

Molesta, regresé yo sola hacia allá de inmediato. Pues quería al menos terminar aquel año junto a una de esas personas.

Durante el camino, en una parte modernizada de la ciudad, llegando a encontrarme con una pareja de una joven y un anciano, además de un niño hijo de ellos.

Tuve una discusión rara con ellos, no sé por qué. Pero me fui de ahí.

Y fue ya hasta la noche, que llegué al plantel, donde ahí mismo me estaban esperando aquellas personas por las cuales me había regresado. Siendo la primera y única persona a la cual pude reconocer de ellas: la chica que me gusta actualmente.

Ambas nos sentamos ahora, en lo que era la cochera de mi casa anterior real, y comenzamos a hablar. De manera que terminé diciéndole: ¿'tons qué, mami, quieres ser mi novia? [no es broma, fue tal y como lo soñé. Aunque el tono en que lo había dicho si había sido burlón].

Ella se río, intercambiamos algunas palabras, y terminó por aceptar ser mi novia. Algo que terminó haciéndome feliz, pues a ella le vi sonreír en todo momento.

1.7 Era un lugar algo desconocido para mí, pero a su vez parecía ser una tienda de conveniencia.

La mejor amiga de la chica que me gusta se acercó, y me entregó un extraño paquete de condones que guardé en mi bolsillo trasero del pantalón, y más tarde que nos volvimos a encontrar, hablamos sobre ello. Debido a que ninguna llevábamos los condones por usarlos con alguien, de hecho nos desagradaba la idea y no estábamos de acuerdo en llevarlos a pesar de eso, pues no queríamos ser señaladas por algo así. Pero igual los llevábamos con nosotras. Fue muy raro.

El resto del sueño o de lo que ocurrió con ello lo he olvidado, así que creo que ha sido todo.


 

Comentarios