12 ene.

De vuelta en la escuela

De vuelta en la escuela

Estoy en la sala de clases (debo tener alrededor de 14 años de edad) y, como es costumbre, cada vez que hay examen nos separamos del compañero que se sienta a nuestro lado para tomar la distancia exigida por los profesores. El examen de hoy es de Biología, estoy tranquilo, incluso podría decir que relajado, a pesar de que biología no era mi fuerte. Aun sintiéndome así, creo que no he estudiado lo suficiente. Tal vez mi tranquilidad nace del hecho de aceptar que me irá mal. (No estoy seguro al respecto)

Mientras terminamos de tomar posiciones y antes de la llegada del profesor, nos dedicamos a conversar y a chacotear un rato para distender el ambiente. A diferencia de otras ocasiones, no había interés por cambiar la fecha de la prueba, vaya qué sorpresa.

Puedo verlos a todos, veo a cada uno de mis compañeros de la escuela, converso con dos de ellos, quienes fueron mis amigos durante aquel período. Uno, con mucha confianza y casi acostado en la silla, dice sentirse hediondo. No sé a qué iba su comentario, pero era algo que no podía notar o corroborar y tampoco me interesaba hacerlo.

El nerviosismo es el de siempre, algunos compañeros estudian en los últimos minutos, como si eso fuese a reparar semanas de poca atención y poco estudio.

Mientras conversábamos, aparece el profesor. Deja sus cosas sobre el escritorio, se produce ese silencio que antecede a las grandes tempestades, cambia a algunos chicos de ubicación, pero yo me mantengo en mi pupitre. Bromea con que me cambiará de asiento, pero finalmente no lo hace. Me daba igual si lo hacía, mi posición no iba a influir en el resultado.

Sorpresivo fue que el profesor que llegó a la sala era el de Física, mas no el de biología, y que la prueba era de matemáticas, no la esperada. Nadie lo entendía, pero a pesar de la confusión, esto me relajó mucho más, pues esa era mi materia favorita y en la que mejor rendía, era mi oportunidad para obtener una buena calificación.

Mientras él escribía ciertas instrucciones en el pizarrón, puse atención a sus zapatos y no tengo la menor idea sobre el porqué. tal vez era porque usaba calcetines blancos y eso hacía que no combinaran con sus pantalones, pero me agradaban. Quería unos iguales.

En fin, una vez que terminó de dar las explicaciones sobre cómo responder el examen, me dispuse a leer la primera pregunta. Sentí y supe que me iba a ir bien.


 

Comentarios

  • Laia Molina
    DreamsCloud
    Reflector Profesional

    Laia Molina

    Escrito en 15 ene., 2018

    Buenas tardes Diego! Cuando soñamos con escenarios de nuestro pasado podemos entender que se puede estar viviendo una situación que nos conecte con ello, como por ejemplo el sentirse evaluado, a prueba, el tener que demostrar cuanto uno sabe o sentirse juzgado. Me sorprende la tranquilidad con la que parece desarrollarse todo el sueño como si pretendiera ofrecer este sentimiento mismo para la vigilia. Por otro lado, hay un momento en que nos explicas que no importa si te cambian de pupitre o no, que la posición que tomes no va a cambiar los resultados. Parece como si las circunstancias externas no pudieran afectar a los resultados por que aquí lo que se enfatiza es la posición o conocimiento interno que uno ya tiene. ¿ Este pasaje te da alguna pista? Por último, me ha llamado mucho la atención que después de estar esperando " lo peor" en cuanto al temario de la prueba , la prueba misma acaba siendo de una asignatura que pareces dominar muy bien, es decir te encuentras con la " mejor de las opciones". ¿ Ese estar esperando lo peor de una situación puede estar señalando una tendencia interna? Me encantará leer tus reflexiones, gracias por compartir. Un abrazo.


    Guardar
    • Diego Hernández

      Diego Hernández

      Escrito en 15 ene., 2018

      Hola Laia :) Constantemente me estoy sintiendo a prueba, creo que cada situación que aparece en mi vida, es una especie de evaluación sobre cómo estoy haciendo las cosas. Me haría falta llevar eso con mayor tranquilidad, porque resulta estresante sentir lo descrito. Respecto a la posición o ubicación, concuerdo contigo en la idea de que la prueba está más bien enfocada hacia aspectos internos, pero siempre pensando en escenarios externos. ¿Me explico? Finalmente, sobre esperar lo peor, el pesimismo hoy le gana al optimismo. Pero si las cosas van como en el sueño, debería ir equilibrando la balanza hacia lo positivo, pero vaya que resulta difícil. Saludos!!


      Guardar