4 ago.

Conocí a mis suegros

Conocí a mis suegros

La espera cesó. Al fin mi novio regresa a casa, lo espero con ansias leyendo una novela que a pesar de ser interesante no logra mantenerme concentrada, solo puedo pensar en él. Me encuentro asomándome por la ventana cada 5 minutos, cuando de pronto aparece, lanzó el libro de emoción dirigiéndome a toda velocidad hacía él, brinco y nos comenzamos a besar.
Por alguna extraña razón él es mi vecino. Sin embargo, no conozco a sus padres “ya es momento de que me los presentes. No lo crees?” Le pregunté entusiasmada, su reacción cortó mi emoción “si eso quieres...” respondió decaído pero no le di importancia.
En esa misma tarde fui invitada a cenar con ‘mis suegros’. Toqué el timbre nerviosa, su casa tenía un aspecto tradicional y cálido. Por otro lado, el césped era árido, bastante descuidado. Abren la puerta mientras contemplo con desagrado el pequeño jardín.
“Bienvenida” sus padres me ven con seriedad, de cualquier forma les regalo una incómoda sonrisa arrepintiéndome de esta cena. Veo a mi novio y me relajo, tomo aire para entrar, él toma mi mano suavemente y no puedo evitar sonrojarme.
“Mamá.. papá... ella es la chica de quien les hablé” dijo él. Pero, sus padres no tenían expresión alguna. “Vamos a cenar” dijo la madre frunciendo el ceño.
Los 4 nos sentamos en la mesa, una escena verdaderamente incómoda. De la nada el padre mencionó algo sobre el intercambio de mi novio, noté que sospecha de él. Así que de la nada, él me toma para protegerme, indicándome huir. El padre toma un cuchillo y lo lanza ¡ambos tratan de asesinar a su hijo!
En mi sueño hay una pelea épica, y sin entender lo que sucede logró salir ilesa.
Días más tarde mi novio toca a mi puerta, esta vez no tengo ánimos para abrir, solo me interesa mi libro. De cualquier forma logra entrar “ahora que sabes que soy un agente secreto debo desaparecer de tu vida” dijo inclinándose hacia mi. Ni le dirijo la vista, me encontraba furiosa por lo sucedido, aún así, no quiero perderlo.


 

Comentarios